¿QUÉ ES LA LENGUA DE SIGNOS?

La Comunidad Sorda conforma una minoría lingüística y sociocultural y la Lengua de Signos es el elemento de cohesión en este grupo. La Lengua de Signos, como resultado de la interacción entre biología y cultura en el ser humano, representa una adaptación creativa a una limitación sensorial transformando los recursos existentes en potencial para la comunicación, desarrollando estrategias alternativas a través de una modalidad visual de comunicación.

El artículo 4.a) de la ley 27/2007, de 23 de octubre, por la que se reconocen las lenguas de signos españolas y se regulan los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas define las lenguas de signos como “[…] las lenguas o sistemas lingüísticos de carácter visual, espacial, gestual y manual en cuya conformación intervienen factores históricos, culturales, lingüísticos y sociales, utilizadas tradicionalmente como lenguas por las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas signantes […]”.

Las lenguas de signos tienen una estructura gramatical rica y propia caracterizada por la configuración de las manos, de sus movimientos, de sus orientaciones, de su ubicación espacial y de los elementos no manuales como son los movimientos labiales, faciales, linguales, etc. Como cualquier otra lengua se puede usar para discutir cualquier tema, ya sea sencillo y concreto o denso y abstracto. Además, al igual que la lengua oral, se organiza por unidades elementales sin significado.

ORIGEN DE LAS LENGUAS DE SIGNOS

Existe muy poca información sobre el origen de las lenguas de signos. Existen distintas teorías que colocan este origen en una época previa al nacimiento de las lenguas orales, en cambio otras sitúan el origen dondequiera que dos personas sordas se hayan encontrado en una misma comunidad.

Aun cuando hoy en día las lenguas de signos se utilizan casi exclusivamente entre personas sordas también han sido, y siguen siendo, empleadas por comunidades de oyentes. Por ejemplo, se tiene constancia de que los/as amerindios/as de la región de las Grandes Llanuras de América Norte, usaban una lengua de signos para hacerse entender entre etnias que hablaban lenguas muy diferentes, con fonologías extremadamente diversas. El sistema estuvo en uso hasta mucho después de la conquista europea. Otra tribu amerindia, que habitaba en la isla de Manhattan, usaba una lengua gestual donde una alteración genética provocó la presencia de un elevado número de integrantes sordos/as. Un caso similar se desarrolló en la isla de Martha's Vineyard, al sur del estado de Massachusetts, allí la población de personas sordas era tan elevada que el uso de una lengua de señas se convirtió en el sistema habitual de comunicación de la zona, hasta principios del siglo XX. 

Será en el siglo IV cuando se encuentra el primer comentario sobre la comunicación gestual en los escritos de San Agustín. Durante el Renacimiento, el medio que usan las personas sordas para comunicarse es mencionado en el Tratado de Pintura de Leonardo da Vinci y es, durante este período, cuando surge la figura de Fray Pedro Ponce de León, considerado el primer educador de personas sordas del mundo. Su método se conoce con certeza sólo a partir del hallazgo, en 1986 y en el Archivo Histórico Nacional de Madrid, de un manuscrito suyo donde relata los rudimentos del mismo. Antes, todo eran especulaciones acerca de que si su método era oral o no, solamente está documentado que, primeramente, enseñaba a su alumnado a escribir mientras les señalaba con el dedo índice de la mano derecha las letras figuradas en su mano izquierda (alfabeto bimanual) y luego los objetos identificados o rotulados con su respectivo nombre; después, les hacía repetir manualmente y por escrito, por este orden, las palabras que correspondían a los objetos.

Pese a todo esto, no existen referencias documentales extensas sobre estas lenguas antes del siglo XVII, cuando en el año 1620 Juan de Pablo Bonet publica su “Reducción de las letras y Arte para enseñar a hablar a los Mudos”. Esta publicación es considerada como el primer tratado moderno de Fonética y Logopedia, en el que se proponía un método de enseñanza oral de los/as sordos/as mediante el uso de señas alfabéticas configuradas unimanualmente. Divulgando así en toda Europa, y después en todo el mundo, el alfabeto manual será útil para mejorar la comunicación de los/as sordos/as y mudos/as. Anterior a la publicación de este manual, los datos que se poseen tratan, sobre todo, de sistemas y métodos educativos para personas sordas. El detonante de la desaparición de la lengua de signos de la educación de las personas sordas fue el Congreso Internacional de Maestros de Sordomudos celebrado en Milán en 1880. Las lenguas de signos desaparecieron de las escuelas, pero no de la vida de las personas sordas que continuaron usando su lengua natural.

FALSOS MITOS SOBRE LAS LENGUAS DE SIGNOS

El escaso conocimiento de este tipo de lenguas ha conducido a que comúnmente se asuman ciertas ideas preconcebidas sobre ellas, que se han demostrado como erróneas:

Las lenguas de signos no son auténticamente lenguas, sino códigos mnemotécnicos para designar objetos y conceptos. Las lenguas de signos son lenguas naturales que tienen estructuras gramaticales perfectamente definidas. De hecho, existen personas, incluso oyentes, cuya lengua materna es una lengua de signos. El proceso de adquisición lingüística estudiado en niños y niñas, que tienen por lengua materna una lengua de signos, sigue etapas totalmente análogas a la adquisición de las lenguas orales (balbuceo, etapa de una palabra,...). Además, los procesos de analogía morfológica, la elipsis, los cambios fonéticos o la asimilación también se dan de idéntica forma en las lenguas de signos.

La lengua de signos no es internacional. Las lenguas de signos difieren entre sí, tanto en el léxico (conjunto de señas o signos gestuales) como en la gramática, así como difieren entre sí las lenguas orales. Existen muchas lenguas de signos como fruto de la interacción comunicativa entre las personas sordas de las diferentes comunidades. Que haya una gran variedad de lenguas de signos extraña a algunas personas oyentes, que se preguntan por qué no existe una lengua única, ya que así “todos/as los/as sordos/as se entenderían entre sí”. La pregunta, en cambio, resulta chocante a las personas sordas, que consideran normal que cada comunidad se exprese en su propia lengua de signos, del mismo modo que lo hacen las personas oyentes con las lenguas orales; de hecho la distribución geográfica de las lenguas de signos no corresponde necesariamente a la de sus homónimas orales.

Extrañarse por el hecho de que no se use una sola lengua de signos es tanto como extrañarse de que todos/as los/as oyentes no se comuniquen entre sí en inglés, por ejemplo. A principios de los años 50 se creó el GESTUNO (una especie de esperanto de las lenguas de signos) ensamblado de manera sintética. No tuvo éxito, y prácticamente no se utiliza. Existe también, a partir de los años 80, el Sistema de Signos Internacional (SSI). Se usa principalmente en los encuentros internacionales de personas sordas, principalmente por parte de los asistentes y las asistentes que no disponen de interpretación en su lengua de signos nacional. En las lenguas de signos se utiliza el alfabeto manual o dactilológico, generalmente para los nombres propios o técnicos, si bien es sólo una más de las numerosas herramientas que poseen. Antiguamente, el uso de la dactilología en las lenguas de signos era una evidencia presupuesta de que sólo eran una pobre o simplificada versión de las lenguas orales, lo que también es falso.

 

CURSOS DE COMUNICACIÓN EN LSE ADAPTADOS AL MARCO EUROPEO DE LAS LENGUAS

Todas nuestras profesoras y nuestros profesores son personas sordas tituladas para la formación en lengua de signos y especializadas en el Marco Europeo de las Lenguas. La metodología es eminentemente práctica y cuenta con una evaluación al final de cada nivel formativo. Se entrega diploma acreditativo de los conocimientos adquiridos una vez que se haya superado el examen final. Todos nuestros cursos* cuentan con créditos para profesorado no universitario por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Para cualquier duda o aclaración contactar al mail  HYPERLINK "mailto:departamentolse@fesormancha.org" departamentolse@fesormancha.org

* Para formar los grupos será necesario contar con un mínimo de 8 alumnos y alumnas.

NIVEL A1

  • Duración: 60 horas
  • Precio: 135€
  • Modalidad: presencial u on-line
  • Reconocimiento de 6,5 créditos para la formación permanente del Profesorado no universitario

OBJETIVOS GENERALES

Satisfacer necesidades de tipo inmediato, comprendiendo y utilizando estructuras básicas de uso muy frecuente, establecer contactos sociales elementales siempre que el interlocutor/a colabora y tomar conciencia de las características culturales propias de la comunidad de personas sordas signantes.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

Adquirir un repertorio léxico básico relativo a datos personales y situaciones concretas, articulando correctamente los signos e identificando sus componentes, producir unos pocos enunciados sencillos y preparados, aislados o enlazados con conectores muy básicos, gramaticalmente correctos, para ser capaz de:

  • Presentarse,  a uno mismo y a una misma, y despedirse respetando las normas de interacción de la comunicación signada.
  • Describirse (físicamente) y dar información personal y familiar y sobre su lugar de residencia.
  • Solicitar y dar instrucciones sencillas sobre orientaciones y localizaciones y sobre horas y fechas.
  • Reconocer y comprender vocabulario y frases sencillas y breves signadas con claridad y lentitud sobre aspectos de la vida cotidiana como:
    Información sobre identificación y caracterización personal (relaciones familiares, profesiones, estudios).
  • Instrucciones sobre orientación y localización en el espacio, así como horarios y fechas.
  • Participar en intercambios comunicativos breves sobre actividades y asuntos cotidianos, siempre que sean a un ritmo pausado  y el interlocutor o interlocutora colabore usando expresiones y fórmulas simples y claras, encaminadas a solucionar con éxito la interacción. Concretamente podrá: Saludar y responder a un saludo, iniciar una conversación, presentarse a sí mismo o misma, concertar una cita, acabar una conversación y despedirse, identificar y designar las partes de la casa y objetos domésticos de uso más común, localizar en el espacio un objeto, persona o lugar, describir personas, lugares y objetos, dar y pedir información personal sobre: lugar de nacimiento y residencia, edad, estado civil, familia, estudios y profesión y pedir y ofrecer información sobre actividades cotidianas: direcciones, horarios y fechas.

NIVEL A2

  • Duración: 90 horas
  • Precio: 180€
  • Modalidad: presencial
  • Reconocimiento de 10 créditos para la formación permanente del Profesorado no universitario

OBJETIVOS GENERALES

Dominar un repertorio de elementos lingüísticos sencillos (léxico y estructuras gramaticales) para desenvolverse en situaciones cotidianas de contenido predecible, signando con claridad y de forma comprensible, familiarizarse con las normas sociales, culturales y de interacción comunicativa de la comunidad de signantes y adoptarlas en intercambios sociales breves.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  • Hacer descripciones y presentaciones breves y sencillas sobre: La familia y otras personas, condiciones de vida o de trabajo, actividades diarias y costumbres, gustos y preferencias, objetos y posesiones.
Responder a preguntas breves y sencillas.
  • Ofrecer y recibir información relativa a asuntos cotidianos.
  • Comprender frases, expresiones y vocabulario relacionados con áreas de prioridad inmediata.
  • Hacer descripciones y presentaciones breves y sencillas sobre: La familia y otras personas, condiciones de vida o de trabajo, actividades diarias y costumbres, gustos y preferencias, objetos y posesiones.
Identificar de modo general el tema sobre el que se discute: Instrucciones sencillas relacionadas con la salud, información sobre alimentación, productos, precios y formas de pago, información básica sobre hechos o acontecimientos presentes o pasados, opiniones sobre hechos de actualidad, siempre que se presenten de forma clara y breve, podrá comunicarse en tareas sencillas y habituales que requieran un intercambio simple y directo de información sobre actividades y asuntos. Más detalladamente podrá: Agradecer y disculparse, felicitar y responder una felicitación, manifestar condolencia y solidaridad, invitar y responder invitaciones, identificar y designar partes del cuerpo humano, dar y pedir información sobre el estado de salud, dar y pedir información sobre precios y formas de pago, pedir permiso para hacer algo en situaciones cotidianas, pedir información sobre el tiempo meteorológico, expresar y preguntar por estados de ánimo y sentimientos: alegría, tristeza, dolor, preocupación..., expresar conocimiento o desconocimiento sobre algo, expresar propósitos en relación al futuro próximo, mostrar aprobación o desaprobación, acuerdo o desacuerdo con algo, informar sobre habilidades y valorarlas, expresar y preguntar por gustos. describir, hacer valoraciones y comparaciones, relatar algo en presente y pasado próximo, referirse a condiciones y circunstancias históricas, mostrar control sobre la comunicación de forma que pueda: Señalar que no se entiende, solicitar la repetición de lo expresado, verificar que se ha comprendido lo dicho, preguntar por un signo o expresión que no se conoce o se ha olvidado y pedir que se signe más despacio o más claro.

NIVEL B1

INFORMACIÓN GENERAL

  • Duración: 150 horas
  • Precio: 275€
  • Modalidad: presencial
  • Reconocimiento de 10 créditos para la formación permanente del Profesorado no universitario

OBJETIVOS GENERALES

Participar en las actividades sociales (reuniones, celebraciones, ceremonias, etc.) en las que se interactúa con personas sordas signantes, expresándose y comportándose lingüística y socialmente con razonable corrección, interactuar con personas sordas signantes del entorno personal propio, en situaciones de la vida cotidiana, intercambiando información sobre hechos o situaciones, formulando deseos y preferencias o dando y siguiendo indicaciones e instrucciones.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  • Extraer la información fundamental de textos signados sobre cuestiones conocidas.
  • Proporcional y seguir instrucciones sencillas e indicaciones detalladas signadas con claridad.
  • Exponer textos breves y sencillos sobre una variedad de temas conocidos signando con razonable fluidez.
  • Participar en conversaciones y debates largos sobre temas cotidianos.
  • Identificar las habilidades y conocimientos aprendidos, necesarios en la interacción signada.
  • Reconocer en uno/a mismo/a cómo incorporar los rasgos y características propios de las personas sordas.

CURSOS DE LENGUA DE SIGNOS PARA FAMILIAS CON MIEMBROS SORDOS

Desde el momento en que se confirma a las familias el diagnóstico de la sordera de sus hijos e hijas, han de decidir sobre muchos aspectos que no se habían planteado hasta ese momento, y para lo que no se sienten preparadas. Con cada decisión que han de tomar experimentan la preocupación constante por saber si están o no acertando con sus elecciones. Para muchos padres y madres, no es sólo decidir sobre el futuro de sus hijos o hijas, es una toma de conciencia sobre la situación del niño y de la niña, con el consiguiente efecto en el plano emocional.

Las personas sordas que son padres y tanto teniendo hijos o hijas oyentes como sordos o sordas, necesitan de habilidades y recursos con los que contar para poder establecer principios en la relación con ellos/as y con el entorno, tanto a nivel educativo como social.

Las personas sordas y sus familias recurren a los servicios que atienden en los diferentes ámbitos de la vida diaria. La experiencia nos demuestra que existe un grupo importante de usuarios y usuarias de estos servicios que no se sienten plenamente atendidos o atendidas, ni identificados o identificadas en sus programas, y que demandan una atención más específica, debido a una información incompleta y parcelada de la sordera y sus implicaciones, información totalmente necesaria pero insuficiente, que obvian valores sociales y culturales fundamentales. Ellos y ellas demandan que los profesionales y las profesionales conozcan la LSE, y a la Comunidad Sorda, para favorecer y mejorar el entorno comunicativo, así como para una mejor orientación. Así, se observa que gran parte de las acciones dirigidas a estas familias se centran exclusivamente en la discapacidad de la niña y del niño sordo, en lugar de partir de la realidad de cada familia en su conjunto y, de sus posibilidades y capacidades.

La LSE es una modalidad no-vocal del lenguaje humano, desarrollada de forma natural y espontánea a partir de una experiencia visual del entorno. Es una lengua viso-gestual, que se comprende a través del canal visual y se expresa principalmente por la configuración, posición y movimiento de las manos además de la expresión corporal y facial. Posee coherencia interna y se estructura en los mismos niveles lingüísticos que cualquier lenguaje oral (fonológico, morfosintáctico, semántico y pragmático) capaces de transmitir todo tipo de expresiones y significados.

Hablar del desarrollo en lengua de signos de las niñas y niños sordos es hablar de desarrollo lingüístico. Este desarrollo en LSE no sólo les permitirá entender el mundo, categorizar, relacionarse con sus iguales o disfrutar de los cuentos, sino que también les capacitará para relacionarse consigo mismos/as, para entenderse y valorarse, disfrutando de una lengua y cultura propias que les enriquecerá y les ayudará a comprender su “ser en el mundo”. La lengua de signos es, por tanto, fundamental para que el niño y la  niña sorda construya su identidad personal y social.

Para optimizar este desarrollo es fundamental que conozcan e interactúen con personas sordas adultas signantes que actúen como modelo de referencia lingüístico. Este contacto proporcionará a los niños y niñas sordas un modelo de lengua de signos elaborado y rico que irán incorporando paulatinamente. Además constituyen un referente sobre el que construir una imagen positiva y ajustada de lo que son, y lo que en un futuro pueden llegar a ser. En definitiva, les ayudará a desarrollar su imagen como niñas y niños sordos siendo conscientes de las propias posibilidades y limitaciones, apreciando la diferencia como un rasgo positivo.

Para recibir más información sobre estos cursos de carácter gratuito y personalizados contactar con el departamento de Mediación Social o directamente a  HYPERLINK "mailto:departamentolse@fesormancha.org" departamentolse@fesormancha.org

CURSOS ESPECÍFICOS EN LENGUA DE SIGNOS PARA ORGANIZACIONES

Cursos dirigidos a personal que por motivos laborales deben mantener conversaciones con personas sordas que trabajen con ellos/as o acceden a sus servicios, para que así solamente se tenga que contar con la figura del/a intérprete de lengua de signos para ocasiones más complejas como reuniones, en las que sea necesario, para que estas personas sordas no pierdan ninguna información. En función de las demandas de la organización se pueden realizar cursos de los niveles A1 a B1, o específicos a su ámbito de actuación. El coste de estos cursos varía en función de las horas y el temario a impartir.

Volver