Personas Sordas

Son aquellas personas que padecen una pérdida auditiva, en mayor o menor grado, y que encuentran en su vida cotidiana barreras de comunicación.
El término sordomudo, es incorrecto y resulta molesto. Es un estigma con el que la sociedad  ha definido tradicionalmente al colectivo, responde a la idea de una “aparente” incapacidad para comunicarse. Las personas sordas pueden acceder a la lengua oral y al habla (cada cual en función de sus habilidades).

Comunidad Sorda

Es el colectivo que participa de unos valores culturales y lingüísticos fraguados en torno a la lengua de signos y a una concepción del mundo eminentemente visual. La comunidad sorda está integrada por personas sordas y oyentes que comparten el mismo legado lingüístico y cultural.

Lengua de Signos

Es la lengua natural de las personas sordas y NO es universal, cada país posee su propio idioma. En España se utiliza la Lengua de Signos Española y en Cataluña: la Lengua de Signos Catalana. Tal como demuestran las investigaciones lingüísticas, las lenguas de signos poseen todas las características propias de las lenguas orales y la misma funcionalidad para pensar, comunicar y manejar cualquier concepto.
La expresión “lenguaje de signos” es incorrecta. En España, la Ley 27/2007 de 23 de octubre reconoce las lenguas de signos española y catalana en nuestro país, así como los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas.

Intérprete de Lengua de Signos Española

Son el puente de comunicación con la sociedad oyente. La figura profesional del intérprete o la intérprete de lengua de signos española juega un papel fundamental para la participación de las personas sordas.

Lectura Labial o Facio-labial

Acción que permite interpretar un mensaje a través del movimiento de la boca y el rostro. Es un mito muy extendido considerar que todas las personas sordas saben comunicarse perfectamente gracias a sus dotes para la lectura labial. La lengua oral está concebida para transmitirse por el oído, no por la vista y hay muchas variables que impiden la lectura labial: la falta de luz, la capacidad para vocalizar o la habilidad del hablante.

Oralismo

Es el enfoque educativo vigente en España para instruir al alumnado sordo. Se centra en priorizar el aprendizaje del habla mediante distintas técnicas, con un rechazo absoluto de la lengua de signos. El 99% de las personas sordas en España han recibido una educación oralista.

Educación Bilingüe

Tiene como objetivo conseguir la competencia lingüística en dos lenguas sintáctica y gramaticalmente diferentes: la lengua oral y la lengua de signos. Las niñas y niños sordos adquieren la lengua de signos de forma espontánea, simplemente al socializarse con otras personas que signan. Para dominar la lengua oral precisan de un largo proceso de aprendizaje que puede agilizarse con el apoyo de la lengua de signos.

Barreras de Comunicación

Son aquellos obstáculos que impiden a las personas sordas acceder a la información. Desde la falta de subtítulos, hasta la ausencia de intérpretes en las distintas esferas de la vida pública. Las barreras de comunicación son sutiles, muy numerosas y aíslan a las personas sordas.

Volver